Hacia una arquitectura menor

Jill Stoner




La arquitectura ya no puede limitarse al arte de hacer edificios, también debe inventar la política de deshacerlos. Jill Stoner aborda a lo largo de estas páginas la construcción de una arquitectónica menor, una forma de operar (en) el espacio que nos rodea. Frente a las ruinas de un paisaje lleno de construcciones en desuso y centros comerciales, modelados por arquitectos heroicos, nos propone adquirir la mirada afilada de un hacker, periodista o manitas. Es decir, devenir arquitectxs menores.


Las arquitecturas menores, movilizadas desde los bajos fondos de las estructuras de poder, surgirán en ocasiones en el interior de otras arquitecturas –vivas u obsoletas-. Se volverán a veces incapturables y escurridizas ante miradas indiscretas. Celebrarán sin complejos su fragilidad y su contingencia. Emergerán, en todo caso, desde la resistencia y el deseo colectivo para transformar la realidad que las rodea.

Apoyándose en la literatura, el cine y el pensamiento del siglo XX, Stoner traza los vectores, las estructuras y elementos de una nueva gramática del espacio. Parte del derrocamiento de los cuatro grandes mitos que sustentan el pensamiento hegemónico de la Arquitectura - la dicotomía interior-exterior, la autonomía del objeto, la heroicidad del arquitecto y el binomio cultura-naturaleza- para proponer nuevas posibilidades de construcción y destrucción del espacio. Estas páginas construyen un intenso y completo manual desde el que abordar el “detritus” de hechos construidos de un paisaje urbano lleno de oportunidades y un complejo lenguaje desde el que responder a las formas mayores de la Arquitectura.









ISBN 978-84-09-04857-1
Autora Jill Stoner
Traducción y prólogo Lucía Jalón Oyarzun
Nº de páginas 210
Tamaño 115x190 mm
Papeles Munken Pure de 80 grs y cartulina gráfica de 275 grs.
Impresión Digital

Marker






A través das marxes


Entrelazando feminismos, ruralidades e comúns


A través das marxes es una síntesis de deseos, encuentros, esfuerzos, aprendizajes y conflictos que surge como acción de cierre del Programa de Estudos en Man Común  después de más de un año y medio de viaje. Este espacio experimental de escucha, producción e intercambio de conocimientos entrelaza los comunes, las
ruralidades y los feminismos, con una estructura que traduce el gobierno de los montes vecinales en man común a una comunidad de aprendizaje. Esta publicación enfatiza el proceso que vivimos, que no es nimio: somos personas de origen muy diferente, algunas estamos físicamente, otras en la diáspora, y leemos la realidad desde diferentes ópticas, incluso con contradicciones entre ellas. En estas páginas se atiende a una realidad subalterna de una forma situada, dando cuenta de muchos de los aprendizajes, deconstrucciones, del dolor y de las emociones que nos atravesaron durante el proceso. A través del PEMAN y esta publicación queremos reivindicar la capacidad que tenemos que hacer en man común, así como la posibilidad de habilitar y posibilitar diálogos y circuitos de conocimiento no hegemónicos.












Marker









Protocolos


Este sexto experimento propone ahondar en los protocolos, entendidos como vectores activos en la construcción del espacio. Leyes, normativas, instrucciones de uso, regulaciones, advertencias, códigos técnicos, actas notariales, jurisprudencias, códigos de comportamiento, patrones, sentencias judiciales, prohibiciones, hojas de ruta, acciones, patentes, softwares. Frente al diseño de objetos cerrados, la creación de herramientas que generan posibilidades de uso y transformación, donde el peso central no reside en el resultado sino en el proceso.  






Doce reflexiones complementarias en las que encontraremos visiones sobre la justicia espacial, traceurs recorriendo cementerios, zonas francas y parques tecnológicos, hoteles ilegales sobre parques naturales, protocolos artísticos para implementar en la arquitectura, pliegos de condiciones a través de los cuales transformar la periferia, instrucciones para generar arquitecturas orientadas a prácticas sexuales disidentes, aguas internacionales desplazadas, planes para expropiar escritos por un famoso atracador de bancos o cómo una serie de decisiones políticas y un Bulldozer pueden construir un dramático proyecto arquitectónico.

Colaboraciones de Keller Easterling, Andreas Philippopoulos-Mihalopoulos, Léopold Lambert , Ángela Juarranz, VenidaDevenida, Alejandro Cantera, n'UNDO, Democracia, Núria Güell y Levi Orta , Giuditta Vendrame, Lluis Juan Liñán y COLAB (Gaizka Altuna, Begoña de Abajo, Enrique Espinosa y Almudena Ribot)







La producción


cuatro estrategias menores


Frente al objeto pulido y terminado, multitud de procesos precarios. Frente al nombre, los verbos. Frente a la creación individual proponemos ensamblajes y producciones colectivas, donde la autoría carezca de cualquier sentido. Frente a la Arquitectura, las arquitecturas menores. Frente a la tabula rasa, proponemos visitar el desguace o basurero en donde encontraremos todos los materiales necesarios que alterar, hackear, subvertir, procesar, samplear, modificar, amputar, reorientar, retocar, destruir (parcial o totalmente), diseccionar, profanar, demoler, derribar, retocar, manipular, desterritorializar, suprimir, ensamblar, injertar. Todos ellos, modos de producción que se resisten, cuando no rechazan de pleno, las lógicas de un sistema, capaces de convertir cualquier producto en una mercancía disponible al mejor postor.

Colaboraciones de Menga Yang, Sara Escudero, Ángel Martínez García Posada, Pedro Hernández, Manuel Sendón, Uriel Fogué, Núria Güell, Davide Tommaso Ferrando, Roberto Equisoaín, Francisco García Triviño, Joaquín García Vicente, Atxu Amann + Rodrigo Delso, Santiago Sierra, Yolanda Pérez Sánchez, Juan Creus, Virginia de Diego, Miguel Mesa del Castillo + Juan Carlos Castro, Tatiana Poggi, Luis Díaz y Eduardo Navas.



En este quinto experimento se propone ahondar en cuatro procesos marginales o periféricos de producción que no se basan en la creación ex-novo sino en la manipulación, alteración, subversión de fragmentos existentes. Para ello se han escogido cuatro estrategias menores a través de las cuales explorar estos mecanismos de resistencia donde las colaboraciones respondían formalmente, a su vez, a los mecanismos sobre los cuales reflexionaban. Chatarrear, Hackear, Samplear y No-Hacer son las cuatro estrategias que vertebran el número a través de las veinte colaboraciones que lo integran.
Marker





Los opuestos


Paul Dirac predijo en 1928 la existencia de una serie de partículas que no se regían por las leyes de la materia, sino que eran contrarias a ellas; surgía pues, de forma teórica, la existencia de la antimateria. Tesis que sería finalmente confirmada en el año 1965, cuando en el acelerador de partículas del CERN se logró crear un antideuterión. A raíz de este evento, de la confrontación por vez primera de ambas naturalezas se pudo extraer la siguiente consideración: El contacto entre materia y antimateria supone su aniquilación mutua, esto no significa la destrucción sino una transformación.

Al igual que los artífices del anterior descubrimiento, Antonino Zichichi y Leon Lederman, nos disponemos a convertir este número de Bartlebooth en un laboratorio. Un campo de pruebas donde se ponga bajo el microscopio esta dualidad indisoluble de todo lo que nos rodea. Todo objeto, todo concepto, tiene su némesis, su vaciado, su antimateria, su objeto. Sin embargo, no nos interesa constatar este hecho, sino observar que surge de la confrontación de ambos opuestos, de esa aniquilación mutua que se daba en el acelerador de partículas del CERN.  ¿Será capaz de producir nuevos conceptos? Esa oposición, suma inmediata de conceptos, ¿permitirá obtener una nueva lectura de los mismos?

Colaboraciones de Fala Atelier , H. Darger y E. Johns , Flu.o, Joaquín García Vicente,  Concep ción García,  Julio C. Pérez, Helena Rovira, Miguel Noguera, Simone Maestra, César Losada, Jorge Meijide, Fernando Castro, Pedro Pitarch, Fernando Agrasar, Juan Creus , Tamara Feijoo y Pedro Bandeir.




︎               ︎               ︎