Las Virtudes



¿Es posible cartografiar el presente usando mecanismos aparentemente obsoletos, extemporáneos o anacrónicos? ¿Podemos llegar a interpretar la contemporaneidad basándonos exclusivamente en un elemento pretérito como método de estudio?

Si entendemos la Historia no como un elemento meramente documental o testimonial, y por lo tanto pasivo, sino como una herramienta propositiva y activa, seremos capaces de traer al presente elementos del pasado para proyectar en el futuro, aplanando el pasado histórico y condensándolo en el presente inmediato. Esta concepción del ahora no como una condición superficial o, sino como una realidad siempre cambiante pero de raíces profundas en la Historia es la que nos permitirá tomar como método de estudio y de representación de la contemporaneidad una serie de conceptos y valores definitorios de la antigua Roma: Las Virtudes.




A través de cuarenta conceptos abstractos, de cuarenta valores, la sociedad romana, y por lo tanto los individuos que la componían, eran capaces de reconocerse, identificarse y cualificarse tanto en la esfera pública como en la privada. Estos cuarenta atributos no solamente servían como modelo al que todo ciudadano del Imperio romano había de aspirar sino que nos permiten (desde el presente) entender y explicar el modelo de sociedad que estas cuarenta Virtudes pretendían configurar. ¿Seguimos siendo capaces de vernos reflejados en ellas o por el contrario es necesario reformularlas?

Este experimento busca dar respuesta a estas preguntas, a través de cuarenta colaboradores para cuarenta reflexiones autónomas, una por virtud. En las trescientas páginas que lo componen se encuentran destellos de una eternidad escondida, reflexiones sobre la arquitectura, la ciudad y la sociedad contemporánea apoyadas en elementos de la Roma clásica.

︎               ︎               ︎